ENTRAENTI

Correo electrónico: sobre

 

 

 

 

  id="tabla1">
Inicio tratamientos cursos masaje contacto
id="tabla2">
Perfil_Profesional
tratamientos2
cursos2
 
 

 

 

     La terapia es un conjunto integrador, que combina las distintas técnicas para mejorar en todos los niveles y, reencontrar y encontrar el equilibrio perdido.

     Es una terapia interdisciplinar en la que cobra un valor muy importante el cuerpo como referencia. La aplicación de lo sencillo y obvio.  Busca la integración del ser humano en todos sus aspectos. La conjugación de cuerpo, emoción y  pensamiento.     

     Es posible que nunca hayas jugado a descubrir quien eres y modificar las vivencias limitantes que te hacen ser infeliz o sentirte mal.

     Miramos las cosas de una determinada manera condicionados por aprendizajes, experiencias o modos de encarar, condicionados por nuestros propios procesos de pensamiento y nuestra mirada personal.

     Como creemos las cosas o como creemos que las cosas son, nos hace  mirar de un modo,  dicho modo esta definiendo nuestro espacio y como nos movemos en él.

OBJETIVOS DE LA TERAPIA: La integración, el equilibrio, la plenitud consciente en el aquí y el ahora, el bienestar y la transformación.

PALABRAS CLAVES DE MI TERAPÍA: Consciencia, equilibrio y satisfacción.

 

 

 

 

Invito a ser consciente de la reequilibración constante en el agujero del tiempo y a explorar el equilibrio.

     El tratamiento desde el punto de vista del equilibrio, la consciencia, la satisfacción y el reencuentro con el equilibrio emocional, mental y corporal.

    ¿Dónde y de que manera he perdido el equilibrio? ¿En que parte de nuestro cuerpo lo percibo? ¿Se manifiesta desde una emoción o un estado de ánimo? ¿Es un modo de pensamiento o creencia lo que aparece de forma más perceptible?

     Se inicia el tratamiento desde el ámbito y en el nivel más manifiesto

     Desde el lugar en que es más visible el desequilibrio o la desarmonía. Podríamos conjugar las distintas técnicas marcando un recorrido por todos los niveles, el corporal, el mental o cognitivo y el emocional

     El pasaje esta abierto y el viaje tienen su norte en la equilibración y la satisfacción

     Cuando algo rompe o perturba el equilibrio, la tendencia es al encuentro del nuevo equilibrio.

     El cuerpo y su equilibrio: Podemos estar rompiendo o encontrando el desequilibrio desde el cuerpo mismo, es decir por no atenderle, darle lo que necesita o no cuidarle, pero también podemos provocar su desequilibrio por mala gestión emocional o por creencias que nos hacen tomar actitudes ante la vida.

     La emoción y su equilibrio: Podemos estar perdiendo el equilibrio emocional por  una mala gestión emocional, pero también por cuestiones físicas que nos limitan o nos enfrentan, por ejemplo a la enfermedad. El desequilibrio emocional también puede venir propiciado por nuestras creencias o nuestros modos de pensamiento.

     El pensamiento y su equilibrio: Un aprendizaje puede estar haciéndonos pensar de una determinada manera, que a su vez esta condicionada por un estado de ánimo o pensamiento. El equilibrio puede ser roto por las creencias o modo de pensamiento, además de por las emociones del pasado o del presente. La enfermedad física puede verse agravada por nuestras formas de pensar o creencias, y  nuestras creencias verse alteradas por las dolencias o desequilibrios físicos.

     Lo sensorial y el equilibrio: Los sentidos pueden verse limitados por los excesos de pensamiento o por los desajustes emocionales, así como por cuestiones mentales. A su vez la perdida de los sentidos afecta al equilibrio, físico, mental y
emocional.

     La búsqueda del equilibrio es un arte, que gira en torno a la atención de la parte de nosotros que esta denotando más claramente un desequilibrio. Por ejemplo un hecho externo puede provocarnos un desajuste emocional  que manifiesta la perdida del equilibrio personal, o una dolencia física provocarnos un desequilibrio nivel físico, emocional o cognitivo.

     La consciencia de cada uno de estos niveles nos lleva a la necesidad de armonía entre todos ellos.

     ¿Cómo focalizar la atención hacia el aspecto que provoca el desequilibrio? ¿Cómo atenderlo desde el desequilibrio mismo, para el equilibrio?

    Se trata de trabajar sobre el cuerpo, la mente, la emoción y los sentidos, de forma individual o global según sea necesario e iniciando por el síntoma más manifiesto. Partiendo de la manera en que perdimos el equilibrio, volver al equilibrio tomando como referencia el si mismo y el cuerpo.

 

 

     ¿Qué deseo? ¿Qué necesito? ¿Qué siento? ¿Qué quiero?
    
     Son preguntas que  no nos hacemos con frecuencia y que tienen cada una connotaciones diferentes. No es lo mismo lo que deseo, que lo necesito, que lo que siento o lo que quiero. El protagonista de estas preguntas es el YO.

     El ciclo guestaltico de la necesidad se ve interrumpido por una serie de procesos, que nos llevan a la anestesia, la desvalorización, la proyección, la confluencia etc. Tratamos la necesidad desconectándonos de ella de muy diversas maneras. Lo que necesitamos es  negado para evitar sentirlo o tenerlo en cuenta de un modo natural.
   
     Plenitud es satisfacción y la satisfacción no llega si se corta el como llegar a ella.

     Satisfacción también es cumplir tus sueños y desarrollar tus inquietudes.

     Lo que deseamos es algo impulsivo, una sensación que emerge de nosotros demandando algo que podemos estar negando para evitar el hecho de no tenerlo o no poderlo conseguir.

      Lo que siento me indica como estoy conmigo y con los demás, me dice que me esta pasando. Un ejemplo claro son las emociones, se controlan, niegan o taponan para evitar sentirlas, aún cuando están. Hemos aprendido a vivirlas así.

     Lo que quiero es algo elegido de un modo consciente y que consta con frecuencia del resto de las variables, deseo, siento, necesito.

     Cuando negamos alguno de los aspectos  lo hacemos de un modo infantil, como aprendimos o supimos hacerlo en la infancia, las negamos o nos hacemos inmunes a ellas. Cuando se niega insistentemente lo que uno desea, siente, necesita o quiere se produce una desintegración, un desequilibrio y un desfase espacio-temporal o incongruencia.

     La escucha consciente de nuestro interior entrando en nosotros mismos, nos lleva al descubrimiento del desfase. Es un proceso de consciencia corporal para llegar a la consciencia de otras estancias del ser. Sentimos en el cuerpo y en él habitamos.

     El cuerpo nos da mucha información sobre nosotros pues es en él donde sentimos, emociones, deseos y necesidades. El querer sube un escalón sobre las otras para ser una combinación de todas. Conocer y entender cada uno de nuestros aspectos como seres humanos nos permite mantener el equilibrio saludable.

     La satisfacción forma parte de nuestra plenitud y bienestar. 

 

 

     Experimentar el cuerpo en equilibrio.

     El cuerpo es un punto importante. De un modo sencillo sin esfuerzo podemos vincularnos con él para apreciar como esta y como estamos.

  • Me acerco al cuerpo para sentirlo, acomodarlo y sentir su posición.
  • Identificar las sensaciones físicas.
  • Darse cuenta de la postura y de las tensiones corporales
  • Hacer consciencia del cambio de postura y relajación.
  • Darme cuenta de lo que siento en él.

     Hacer conscientes los bloqueos corporales para desde la consciencia de la contracción aprender a relajar.
     Consciencia corporal para llegar a la consciencia de otras estancias del ser.

 

 

      Aprender a cambiar la mirada, identificando la emoción y sus modos de pensamiento para renovar el contenido de nuestra mente.

      ¿Desde donde estamos mirando lo que nos perturba, conmueve, lo que nos ocupa?

      Se trata de reaprender, nuevas formas de mirar y de enfocar nuestras vivencias y experiencias.

      Por ejemplo no es lo mismo mirar desde el rol de víctima que desde el rol de ser capaz.     

      Caminar hacia la consciencia nos permite incidir sobre ellos y darles una nueva longitud o prisma. Nos permite modificarlos o transformarlos conscientemente.

     ¿Cómo te tratas? ¿Cómo tratas a tus emociones? ¿Cómo las vives? ¿Cómo piensas? ¿Cómo son tus estructuras de pensamiento y como te limitan?

      Es como poner al día nuestros puntos de referencia y nuestro pasado, y sus aprendizajes. Al igual que mejoramos nuestro estudio o nuestra marca personal en algo, podemos mejorar nuestros modos de encarar la vida y su constante transformación.

     EJEMPLO: ¿Cómo aprendí a defenderme?
    

  • Según era
  • Según era mi entorno
  • Según las posibilidades que tenia o que me quedaban.
  • Según mis propias posibilidades.
  • Según mis recursos y alcance.

     Como aprendí es clave en el presente, porque sigo aprendiendo y enfrentando desequilibrios de la misma manera que lo hice en el pasado. Como aprendí a defenderme creó mecanismos que pueden romper el equilibrio en el presente.
   
     Una emoción puede estar condicionando nuestra actitud o nuestra posición ante la vida, puede estar acompañada y en combinación con una serie de pensamientos o creencias, que a su vez disponen de un modo determinado la estructura del cuerpo y su postura.

 

 

       Procedimiento: Tomamos como referencia el cuerpo.
       - Toma de consciencia de la emoción.

  • Localización en el cuerpo. Sensaciones corporales que acompañan a la emoción.
  • Pensamientos que acuden a tu mente.
  • Transformación del pensamiento.
  • Ampliar la visión de la emoción para cambiarla.

     Cuando las emociones nos mueven de forma no consciente ellas se resuelven como siempre lo hicieron, limitando que nuestro movimiento se deba a nuestros propios deseos, necesidades o quereres.
Podemos modificar nuestra emoción para facilitar nuestro proceso y nuestra acción. Según en que emoción estemos así será nuestro proceder.
           
     Escuchar las emociones para ser entendidas.

     Escucharlas sin regocijarse en ellas, ni evitarlas.
 
TRATAMIENTO DE LA ANGUSTIA Y EL MIEDO.

  • Origen de los síntomas.
  • Correlación de contención emocional y estrés.
  • Exceso de control emocional y de situaciones.
  • Consciencia de pensamientos generadores de estrés.
  • Aprendizajes adquiridos.
  • Modos y maneras de confrontar los conflictos.
  • Cambio en el modo de ver y nuevas herramientas de confrontación.

     "Debajo de tu mayor miedo están tus mejores deseos y necesidades"    

     EJEMPLO: EL MIEDO: Cuando el miedo nos mueve.

  • Si tengo miedo a no gustarte, me moveré para gustarte.
  • Si tengo miedo a gustarte me moveré para no gustarte.
  • Si tengo miedo a fallar me moveré para no fallar.
  • Si tengo miedo al éxito me moveré para no tenerlo.
  • Si tengo miedo a fracasar, me moveré para no fracasar, pero no para el éxito.

   ¿Qué te mueve? El miedo ha creado su propio entramado y aprendizaje en un modo humano de defensa ante el dolor o la amenaza, que se corresponde muchas veces a nuestros modos aprendidos en la infancia. Me muevo para no sufrir el miedo y me quedo encallado en este. El presente ya no es como era entonces y nosotros tampoco, sin embargo nos movemos de la misma manera. Vemos que hay que actualizarse en un nuevo equilibrio con todos los ingredientes de los nuevos aprendizajes y de la experiencia.

    Lo que nos mueve son cosas que ya no son validas hoy y que realmente no deseamos ni queremos. Poner la intención en nuestros sueños y quereres hace fácil el trayecto.

     ¿Que es lo que me mueve si lo que me mueve no es lo que quiero, siento, necesito y deseo?

 

 

     Ya sea la experiencia vivida, la sentida, la aprendida o las nuevas experiencias.

     Explorar para descubrir y conocer nuestro interior y nuestro proceso.

 

 

     Las motivaciones internas, o lo que es lo mismo las cosas que nos mueven por dentro hacia una dirección, están muchas veces conectadas con momentos y necesidades de nuestro pasado y aprendizaje.

     Las emociones también nos mueven desde su registro, nos llevan en una dirección u otra o nos condicionan en nuestro hacer. Tras ellas muchas veces están nuestros deseos, necesidades o quereres.

     ¿Qué te mueve? las creencias, las emociones, la preocupación, el deber, otros

 

 

     Los aprendizajes enterrados y encerrados en el inconsciente limitan el aquí y el ahora. Nuestros modos de pensamiento soportan el peso del pasado y pretenden una armonía desde modos ya caducos.

COACHING ONTOLÓGICO.

     Miramos el mundo a través de nuestros juicios y narrativas, que corresponden a otro momento de nuestro aprendizaje y desarrollo y que son o pueden ser limitantes para las acciones y satisfacción en el presente.

     Ese observador que somos esta en construcción y en transformación constante y se puede construir a si mismo día a día.

     Se puedo modificar el programa inconsciente o genealógico por medio del desarrollo de planes de acción, una vez se es consciente de cómo es el observador que somos y como puede llegar a ser.

     Tus inquietudes son parte de ese mundo individual que eres tu mismo,  al llevar a nuestra intención el movimiento, la acción nos encauza hacia nuestro querer particular y nuestros sueños. ¿Qué cosas te impiden conocerlos? ¿Qué te impide y como llevarlos a cabo? ¿Qué, como y cuando actuar para conseguirlos?

 

 

     En algunos momentos establecer un plan de acción es necesario para producir cambios y transformaciones en los individuos. Como dice el coaching ontológico “acción genera ser”. El lenguaje y la acción son generativos, el propio lenguaje es acción.

     Cuando hay que realizar un cambio y se ha visto claro el que y el como de eso que esta condicionando o limitando, es preciso establecer acciones para un cambio productivo.

 
   

 

barraizq Copyright 2015 Entraenti barradrcha